CÓMO ORGANIZAR SU ESCRITORIO PARA LOGRAR LA MÁXIMA EFICIENCIA

09 | 11 | 2020
CÓMO ORGANIZAR SU ESCRITORIO PARA LOGRAR LA MÁXIMA EFICIENCIA

Tu escritorio es un reflejo de tu personalidad y hábitos. Algunos espacios de trabajo son escasos y ordenados. Otros son coloridos y muy personalizados. Luego están los que se encuentran tan abarrotados que te preguntas cómo se puede trabajar ahí.

Independientemente de tus preferencias o inclinaciones, tu estación de trabajo debe estar dispuesto para la mejor gestión del tiempo, productividad y, sí, comodidad. Después de todo vas a pasar más tiempo en tu escritorio que en su propia cama.

Si con frecuencia te ves abrumado por archivos desordenados, montones de papeles y desorden general, qué mejor momento que ahora para hacer algo al respecto.

Aquí hay ocho sugerencias sobre cómo organizar su escritorio:

1. Clasifica tus cosas

Tu escritorio físico es un lugar privilegiado y probablemente no necesites la mitad de las cosas que ocupan espacio valioso. Aquí hay un método para seleccionar las cosas: el lunes por la mañana, retira los elementos no esenciales de tu escritorio y colócalos en el suelo. Mientras te pones a trabajar, coloca en tu escritorio solo lo que necesitas para completar cada tarea. Al final de la semana, busca un nuevo hogar para cualquier cosa que todavía esté en el piso: un cajón, un armario de suministros o incluso la papelera de reciclaje.

2. Sigue tu flujo de trabajo

Mucha gente tiene una tendencia de izquierda a derecha. Esto significa elementos entrantes (teléfono, bandeja de entrada, computadora, otros dispositivos) a la izquierda, un espacio de trabajo despejado en el medio y elementos salientes como grapadoras y papeles completados a la derecha. La mejor forma de organizar tu escritorio depende de cómo operes. Experimenta con varios arreglos hasta que encuentres uno que se sienta natural y optimizado para ti.

3. Ahorra espacio

Cuando necesitas firmar o distribuir el papeleo pero no tienes un espacio vacío, tu nivel de estrés puede aumentar. Designa una sección de tu escritorio como zona de no estacionamiento y adquiere el hábito de no dejar que las cosas se queden allí mientras no estés trabajando en ellas. Este consejo de limpieza implica que pienses verticalmente, como comprar un estante de pared y usarlo para guardar archivos no esenciales y otros artículos.

4. Reducir el desorden visual

Incluso si el escritorio en sí está ordenado, es posible que no sea tan eficiente como quisieras si hay demasiadas cosas compitiendo por su atención. Por ejemplo, a algunos trabajadores les encantan las notas adhesivas y las colocan en sus escritorios y alrededor de los monitores de sus computadoras. Uno o dos están bien. Pero cuando tienes demasiados, se convierten en una distracción y dificultan la concentración en lo que es realmente importante.

5. Agrega un toque personal

Aunque limpio, tu espacio de trabajo no necesita ser simple y aburrido. Coloca algunos objetos significativos (fotos, dibujos animados, citas inspiradoras o una figura de acción favorita) en tu pared, tablero de anuncios o escritorio. Pero mantenlos al mínimo, o tu escritorio se verá demasiado desordenado y posiblemente poco profesional.

6. Se digital

El papel sigue siendo el mayor culpable de los espacios de trabajo abarrotados. Si aún no lo has hecho, migra tu calendario, lista de tareas y block de notas a tu computadora, y sincronízalos con tu teléfono inteligente para una mayor accesibilidad y utilidad. La belleza de las herramientas de productividad digital es que vienen con opciones de notificación, por lo que puedes configurar alertas para reuniones, citas y tareas.

7. Mira debajo de tu escritorio

No subestimes la importancia del espacio para las piernas. Todos esos cables debajo de tu escritorio no solo contribuyen al caos, también son un peligro para la seguridad. Usa vendas de velcro y domadores de cable para evitar enredos y dar a tus pies más espacio para moverse. Y si estás utilizando el suelo para almacenar pilas de archivos, colócalos en un archivador o, mejor aún, digitalízalos y tritura los papeles.

8. Límpialo

Ten a mano algunos suministros y acostúmbrate a limpiar regularmente tu escritorio, teclado, monitor y teléfono. Sentarse en un área de trabajo libre de polvo y con olor fresco mejora tu estado de ánimo y aumenta su productividad.

Un espacio de trabajo organizado no es un ahorro de tiempo mágico, pero te ayuda a hacer más, porque sabes dónde está todo, no te abruman las distracciones visuales y puedes concentrarte en la tarea en cuestión. Además, un escritorio organizado ayuda a crear energía mental positiva que puede difundir su entusiasmo por sus tareas diarias.